Ondas de Choque Focales

Las Ondas de Presión Focales o Ondas de Choque Focales  son ondas sonoras de alta potencia generados por un emisor de tipo  electromagnético, de alta energía provocando efectos mecánicos y biológicos. Esta técnica, nos permite, entre otros beneficios, recuperar la funcionalidad y estabilidad de las fibras de colágeno afectadas de ligamentos, tendones etc. consiguiendo la rehabilitación de la estructura incompetente, tendón o ligamento, inducida por la proliferación de células nuevas, dando lugar también a mejorías significativas del dolor y a una reducción significativa de la inflamación.
Aplicación de Ondas de Choque Focales
Tratamiento mediante aplicación de Ondas de Choque Focales
  Este tipo de ondas de choque permiten localizar en un punto determinado el máximo pico de presión, pudiendo ser dirigidas con mayor exactitud a la zona de la patología a tratar. Esta es una de las principales diferencias con respecto a las ondas radiales que se dirigen a una zona muy amplia y difusa, por lo que su eficacia es totalmente distinta. Los efectos efectos generales de las ondas de choque focales son:
  • Analgésicos a baja energía.
  • Metabólicos a mediana energía.
  • De cavitación a alta energía.
En función de la patología a tratar, se utilizan unas u otras. Son conocidas desde hace muchos años por su capacidad en pulverizar los cálculos de riñón. Asimismo,  en traumatología son múltiples los congresos que se han realizado, donde se exponen nuevas indicaciones como un método de tratamiento válido para determinadas patologías.

Aplicación de las Ondas de Choque Focales

Son varias las aplicaciones terapéuticas del tratamiento a base de Ondas de Choque Focales:ç TRAUMATOLOGÍA:
  • Hernia de disco: fibrosis postquirúrgica tras cirugía de columna., también en problemas discales no intervenidos liberando desde la raíz.
  • Tendinitis: tanto en las epicondilitis, como tendinitis aquileas, rotulianas, trocanteritis y manguito de los rotadores así como en fascitis plantar y dolores de tipo cicatrizal en otras inserciones tendinosas y ligamentarias como el caso de ligamento lateral interno de rodilla.
  • Calcificaciones: tendinitis calcificante de hombro, calcificaciones en el seno de entesopatías en codo, rotulianas, aquileas y espolón calcáneo.
  • Osteonecrosis o necrosis avasculares: se ha utilizado con éxito (incluso algunos estudios afirman que mayor que el de la cirugía) en necrosis avascular de cabeza femoral.
  • Pseudoartrosis y retardos de consolidación: técnica inocua para el hueso evitando en numerosas ocasiones la repetición de cirugías con aporte de injertos de hueso.
  • Esguinces: lesiones cápsuloligamentosas: sobretodo en esguinces mal curados de gran antigüedad.
  • Fibrosis Cicatricial Postlesional: en lesiones musculares (rotura fibrilar mal curada).
ESTÉTICA:
  • Celulitis.
  • Modelado corporal.
  • Tratamiento de estrías.
UROLOGÍA:
  • Prostatitis.
  • Disfunción erectil.
  • Enfermedad de Peyronie.
CICATRIZACIÓN:
  • Heridas.
  • Quemaduras.
  • Úlceras.